miércoles, 23 de junio de 2010

Discurso para la Legislatura sobre Matrimonio Homosexual :::

Bajo la premisa de que “es cobarde el que calla”, quisiera hablarles desde mi rol de joven ciudadano de la Nación Argentina, sobre la posibilidad de concebir a la uniones homosexuales como matrimonio.

Es sabido que la juventud de hoy sufre del síndrome de la decepción de las instituciones. Ante todo la institución del Estado y quienes se dicen representar a sus ciudadanos. Decepción de escuchar promesas no cumplidas, decepción de no concebir coherencia entre lo que se dice y lo que se hace y, ya que viene al caso: decepción de que se prioricen intereses de minorías antes que el cuidado de valores universales.


Para el padre de la sociología Émile Durkheim, existen tres causas de suicidios. Uno de ellos responde a la anomia social. Es decir, el desamparo de reglas que permiten regularnos, acomodarnos y sentirnos dentro de un marco social seguro. La anomia, que no es otra cosa que “las faltas de normas”, conducen al caos e irremediable al suicidio. Por eso, no es casual que entre personas homosexuales haya un gran índice de suicidios, aún en aquellos estados donde se han legislado uniones homosexuales.


Hoy, a favor de la juventud, les pido que nos concedan seguir teniendo leyes que nos permitan un marco seguro y referencial basado en valores universales. Valores que como argentinos, desde el nacimiento de la Patria y la redacción del preámbulo de la Constitución Nacional, hemos decidido que estén asentados sobre la Biblia. No somos nosotros, a quienes llaman “los religiosos”, los que caprichosamente invocamos a Dios y su Palabra como fuente de toda verdad y sabiduría para permitir reformas en nuestra legislación. No somos nosotros, sino aquellos de quienes hemos heredado lo que hoy somos y tenemos como País.


Hoy les pedimos que nos permitan crecer a nosotros, sus jóvenes, y a nuestros hijos, quienes aún no conocemos pero amamos, dentro de regulaciones que den cuenta de la armonía natural y moralidad minuciosa que nos llevara a la creación de una sociedad civilizada y progresista. Porque creemos que el progreso no está en el “permiso”, sino en la rectitud que nace de no confundir a lo bueno con lo malo.


Muchas gracias.



Plan 1.5 - Fundación GRACIA

web: www.plan1-5.com.ar

red social: www.planunopuntocinco.ning.com

usuario facebook: Plan Uno Punto Cinco

cel: (351) 153 237520

jueves, 17 de junio de 2010

¡Comparto AMPLIAMENTE éstas razones!

PRESENTACION ANTE EL HONORABLE CAMARA DE SENADORES DE LA NACION ARGENTINA


RAZONES PSICOLOGICAS Y SOCIOLOGICAS DE PORQUÉ LAS PAREJAS HOMOSEXUALES NO DEBEN ADOPTAR NIÑOS


A los señoras y señores Senadores de la Nación Argentina.
De mi mayor consideración:


Introducción
Ante el inminente tratamiento, por vuestra cámara, de la ley sobre el matrimonio de personas del mismo sexo, quiero hacerles llegar algunas aspectos psicosociales del mismo, para ser tenidos en cuenta.


El conflicto de la homosexualidad
Los homosexuales se definen a sí mismos como una mente de mujer encerrada en el cuerpo de un hombre (lo mismo pasa con las lesbianas) lo cual deriva en un conflicto que, como todo conflicto, puede ser reconocido, o negado. En ambos casos debe buscarse la resolución del mismo.
Los homosexuales pretenden resolver directa o indirectamente el conflicto de varias maneras.
Algunos visten sus cuerpos masculinos con ropas de mujer pretendiendo resolver el conflicto de esta manera, estos son los llamados travestis.
Otros, más drásticos, recurren a la mutilación de sus organos genitales pretendiendo lograr un mayor parecido de sus cuerpos a sus mentes, son los llamados transexuales. Ellos sostienen que una pulsión genética los obliga a hacerlo.
La gran mayoría, recurren a gestos y modales y costumbres femeninos queriendo aparentar ”una personalidad femenina global”, estos son los llamados afeminados.
Pero ningun de estas tres formas resuelven el conflicto mente-cuerpo, pues al poderoso inconciente de la mente no se lo permite, pues no se le pude mentir con disfraces o apariencias por más drásticas que sean. Solo una psicoterapia profunda puede “liberar a esa mente de su encierro y ajustarla a un cuerpo que nació genéticamente definido.”
Cabe la aclaración que aunque se usen mecanismos de defensa sosteniendo que el conflicto está resuelto porque se han aceptado como son, en verdad esto no es así. Se trata de un auto-engaño.


Desarrollo del psicofisicosocial y sexual del niño

El desarrollo evolutivo psicosexual armónico del niño o niña requiere, desde sus primeros años, de las imágenes claras y definidas del rol psicosocial y sexual de su madre y de su padre. Si esto no se produce, no pueden desarrollar una clara y armónica imagen sexual de sí mismos. Si esto no se trata a tiempo, deviene en las personalidades y conductas antes enunciadas.
Es notorio también que cuando un niño pierde a uno de sus padres, busca inconcientemente a su alrededor a una persona cercana del mismo sexo para reemplazarlo un su función de modelo.


Crianza y educación de los hijos por padres homosexuales

Si un hijo pequeño percibe que su madre está embarazada antes que ella lo sepa, también percibe otras vivencias en sus padres, más en un mundo, que para ellos tienen mucho significados las comparaciones, que cotidianamente hacen con sus pares y sus familias.
Los niños crecer en ambitos familiares llenos de conflictos, pero también ven que la mayoría se resuelven tarde o temprano.
Pero cuando el conflicto es de identidad sexual de los dos padres homosexuales, los cuales no han hallado la resolución a su problemática ese niño vivirá en permanente dificultades de relación e incapacidad para enfrentar las mínimas dificultades de la vida.


Sobre las Marchas del Orgullo Gay

Algo que llama la atención dentro le la variada gama de marchas que reclaman sus derechos (no aluden nunca a sus deberes...) en la República Argentina, es la forma en que este grupo, que expone sus razones y argumentos aparentemente tan seriamente, se manifieste en todo el mundo con una marcha donde muestran a través de sus conductas vestimentas o desnudos, un llamativo grado de inmadurez. No creo que ningún niño se manifieste “orgulloso” con progenitores con ese perfil. Cabe una pregunta: No será que esta es la verdadera personalidad gay?


Me permito unas pocas sugerencias.
Crear un nuevo marco jurídico (no dentro del matrimonio), para la unión de las parejas del mismo sexo, con los derechos sociales que reclaman.
Reservar la adopción para los matrimonios constituidos por un hombre y una mujer.
Mejorar la ley de adopción.

Ruego a "Dios, fuente de toda razón y justicia“", que ilumine vuestra decisión.\

Sin otro particular, deseando haber sido de ayuda, los saluda atentamente


Osvaldo Juan Maccio
Lomas de Zamora – Prov. de Bs. As.


Osvaldo es Licenciado en Psicología, Profesor Universitario en Psicología, y ha cursado el Doctorado de Psicología. Cuenta con más de treinta años de experiencia en la profesión en la especialidad clínica y educacional.
Es autor de:
** “Educación Sexual para la Familia y la Escuela” – Ed. LEC - 2006 – 2ª Ediciòn.
** “La sexualidad en la Adolescencia” Co-autor – Ed. Certeza -1989.
Colaborando además con sus escritos en revistas, periódicos y sitios web. Es frecuentemente invitado como comentarista de actualidad en medios de cominicación.
Ha participado como expositor en numerosos Seminarios y Congresos Nacionales e Internacionales, Ha dado sus conferencias en la Argentina, Uruguay, Paraguay,
Brasil, México, EE.UU., España y Australia.

..........................................................................................................................................................................

Muchas gracias

Osvaldo Juan Maccio
ojmaccioyasoc@hotmail.com

miércoles, 16 de junio de 2010

Fallo de la Corte: Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual

¡Las buenas noticias se comparten!

Por unanimidad, la Corte Suprema de Justicia de la Nación revocó la medida cautelar que había impuesto la Justicia Federal mendocina y así dispuso la plena vigencia de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, votada por amplia mayoría parlamentaria el pasado 10 de octubre de 2009.

Pese a la desinformación reinante en los medios de los grupos concentrados que se ven perjudicados por la Ley –en donde señalan que la Ley aún está paralizada-, lo cierto es que el fallo de la Corte le da un mayor respaldo institucional a una Ley nacida al amparo de la reflexión y el trabajo colectivo de amplísimos sectores de la sociedad.

Fuente: Escuela de Ciencias de la Información, como integrante de la Coalición por una Radiodifusión Democrática, expresa su amplia alegría por el fallo de la Corte, a sabiendas que defender la democracia es defender sus leyes.

martes, 8 de junio de 2010

NO EXISTE EL “ESTADO LAICO” por Jorge Himitian

El vacío teológico o ideológico no existe. Todos tenemos un punto de partida, ciertos presupuestos básicos que creemos. Todos creemos algo. Aun el ateo tiene una creencia: cree que Dios no existe.

Los monoteístas creemos que hay un solo Dios verdadero, Creador y Señor del universo. Hay tres grandes religiones monoteístas: La judía, la cristiana y la musulmana.

El “Estado laico” no existe. No se puede vivir en sociedad a partir de la nada. A partir de un total vacío teológico o ideológico. Ese pretendido “Estado Laico”, es una falacia, una irrealidad. Pues siempre subyace una idea (ideología), o una creencia (teología), a partir de las que se establecen los criterios o parámetros válidos para la convivencia social.

Les guste o no a algunos, la Argentina pertenece a esta parte del mundo en la que la inmensa mayoría es cristiana, formada por católicos, evangélicos y ortodoxos.

Según la encuesta FONCYT*, el 85,5 % de la población argentina es cristiana (católicos 76,5% / evangélicos 9%). El 3,2% de otras religiones. Y el 11,3 %, indiferentes, agnósticos, ateos…
Silvina Premat, de la Redacción de LA NACIÓN, dice: “En sintonía con los resultados que muestra la encuesta en los países de América Latina, el 80% de los argentinos se define como religioso y sólo un 2% señala que es ateo convencido. En nuestro país se advierte, además, una tendencia creciente de la religiosidad, al comparar los resultados con otros sondeos realizados en los últimos 20 años. En 1984, el 62% se proclamaba religioso, proporción que ahora creció al 80%. En ese período, los “ateos convencidos” bajaron del 5% al 2%. Los musulmanes son entre el 1% y el 1,5% de la población. Y los judíos entre 0,7% y el 1%.

Nuestra Constitución Nacional expresa claramente en su preámbulo: “…Invocando la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia…”

Dios ha sido y es el punto de partida de nuestra Nación. Los cristianos somos una inmensa mayoría. Creemos en Dios. Creemos en su Hijo Jesucristo, nuestro Señor y Salvador.

Si bien reconocemos y aprobamos la separación saludable entre la Iglesia y el Estado, sin embargo, la gran mayoría de los argentinos (casi el 90%) creemos en Dios, y no aceptamos que un grupo extremadamente minoritario, e híper activista, pretenda imponernos su “religión” laica, o agnóstica o atea, como punto de partida para legislar sobre la vida, la familia, el matrimonio, la adopción, la educación de los hijos, y otros temas similares.

Como creyentes afirmamos que Dios es la fuente de la verdad y la autoridad suprema a quien le debemos obediencia y respeto. Nuestro fundamento invariable es la Palabra de Dios, registrada en las Sagradas Escrituras (La Biblia).

Creemos y afirmamos que Dios es el Creador de todas las cosas. Él es el Creador del hombre, y él creó a cada ser humano varón o mujer. Esto lo confirma la genética, la biología, la fisiología y la anatomía de cada VARÓN y MUJER. No existe un gen para la homosexualidad, o se es varón o se es mujer.

Creemos y afirmamos que el MATRIMONIO es una institución divina, pues fue Dios quien lo instituyó. La Biblia declara: “Dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” (Génesis 2.24).

La institución del matrimonio es anterior a cualquier otra institución humana. Antes que existiera sociedad, estado o nación. El matrimonio es la unión estable y comprometida entre un HOMBRE y una MUJER.

Dios prohíbe terminantemente la unión sexual entre dos varones, o entre dos mujeres, y llama a esas uniones ABOMINACIÓN. (Levítico 18.22). En la Biblia hay muchos párrafos, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento, que confirman la reprobación total y enérgica de Dios a toda práctica homosexual.

Con todo, Dios instruye, prohíbe, pero no obliga. Si alguien no quiere vivir según la voluntad de Dios puede hacer con su vida lo que quiera. Aunque es importante tener en cuenta que un día todos deberemos comparecer ante el justo juicio de Dios.

Nosotros, al igual que Dios, respetamos las libertades individuales. Si alguien no cree en Dios, o cree a su manera, y quiere practicar la homosexualidad, vivir en pareja homosexual o lesbiana, tiene toda la libertad de hacerlo. Pero pretender que mediante las leyes de la Nación llamemos a eso matrimonio es un falta total de respeto, no sólo a Dios, sino al 90% de los argentinos que creemos en Dios, y en la institución del matrimonio como Dios lo estableció.

Si los legisladores mediante algunas leyes quieren darle a esas parejas los beneficios económicos de un matrimonio, allá ellos. Pero por favor llámenlo “homomonio” o “gaymonio” o “lesbimonio” o inventen alguna palabra que describa esa relación homosexual, pero no cometan la torpeza grave de llamarlo matrimonio, ni unión civil, ni nada que se parezca.

Señores diputados que votaron a favor del matrimonio gay: Ustedes no se imaginan la tragedia social a la que están induciendo a la presente y a las futuras generaciones con la ley votada recientemente. Serán los responsables ante Dios y la posteridad de haber sido el punto de inflexión hacia la desintegración del fundamento ancestral del tejido social que es la familia.
La agenda de los homosexuales no termina aquí. Este es sólo el primer paso. Sigue con la poligamia, el incesto, la zoofilia, la pedofilia, la necrofilia y otras perversiones por el estilo.

Si ustedes son cristianos, por lo demostrado, son muy ignorantes en cuanto al conocimiento de la Palabra de Dios. No los culpamos a ustedes sino a nosotros mismos, los pastores y sacerdotes por no haberles enseñado la doctrina cristiana debidamente. Y si, sabiendo la verdad, por razones políticas o intereses sectoriales, votaron a favor del matrimonio gay, ustedes han cometido un gravísimo error.

Pero pueden arrepentirse, confesar sus pecados, y volverse a Dios. Él tendrá misericordia de ustedes y los perdonará, y les enseñará a legislar para el bien de toda la sociedad.

Señores senadores que votarán en los próximos días: Dios los ilumine. Ustedes pueden salvar a nuestro querido país de esta desgracia. En estos tiempos difíciles, les toca a ustedes mediante las leyes ser constructores de una sociedad sana, con valores morales y dignidad. Si son cristianos, fundamenten su voto en los principios sanos y eternos de las Sagradas Escrituras.

Oramos por ustedes para que Dios les dé sabiduría, valor y los libre del mal.

Para concluir, una palabra a los homosexuales: Si vos sos homosexual, lesbiana, travesti o trans, queremos darte una palabra de parte del Señor. Dios te conoce muy bien, él es tu Creador, y te ama con todo su ser. Él conoce tus luchas, tu tristeza, tu historia, tus sufrimientos. Dios no te condena, te quiere ayudar. Él tiene un plan maravilloso para tu vida. Conocemos a muchas personas que al entregarse a Cristo y recibirlo como Señor de su vida, fueron perdonadas y sanadas en sus mentes, emociones y sentimientos, y comenzaron a vivir una nueva vida de acuerdo con el sexo que el Creador les dio. La Biblia dice: Si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas (2 Corintios 5.17). Clamá a Dios. Él te responderá y te salvará. Cristo hará una nueva persona. Estamos a tu disposición para ayudarte.

Pr. Jorge Himitian
Comunidad Cristiana

Publicado en www.enmision.com.ar.